lunes, 23 de mayo de 2011

Les Ballets Russes





La cuenta atrás empezó hace varios meses, pero la verdadera angustia empieza ahora cuando veo que quedan tres semanas para entregar mi colección de primavera/ verano 2012 (proyecto final de carrera). Mucho tiempo, esfuerzo, y dedicación para hacerlo posible, pero aún falta mucho por acabar y poco tiempo!

Les Ballets Russes son la principal inspiración para mi proyecto. Más que baile, más que música, más que movimiento...
Un siglo y casi dos años, Diez décadas y un décimo de década más es el tiempo que ha pasado desde que Diaghilev instauró Les Ballets Russes en Paris .Los Ballets Russes de Diaghilev (1909-29) son razón de estudio, admiración y ejemplo. O lo tomas o lo dejas, o lo amas o lo aborreces.

Éstos abrieron un nuevo mundo ante los ojos de artistas, diseñadores, escultores, músicos, bailarines, modistos… y penetraron, desde el telón, la calle y gente anónima, embriagada por la novedosa compañía del ballet de Sergei Diaghilev a principios de S. XX.

Los Ballets Russes cuentan la historia de los comienzos de una compañía que nace en unos momentos socio-políticos inestables (de una Rusia pre – revolucionaria) y acaba causando sensación con sus exóticas puestas en escena que nunca antes se habían visto. Diaghilev se acercó a lo moderno pero explotó las vanguardias uniendo música, danza y arte.

Diaghilev usa la brutalidad de la Rusia pagana, creando un arte que mira hacia atrás, hacia el origen, reivindicando el folklore y las raíces de su país. Estos elementos dan a luz un nuevo prisma de colores, movimiento, música y luz. El etnicismo es evidente y así se suma a la causa del modernismo. Nada es tabú: tiene plena libertad en, desde el uso de los colores, hasta la temática de sus ballets. Él se salta las leyes, Diaghilev no podía evitar estar vivo.

Cabe destacar que, después de pasados cien años y alguno que otro más, seguimos fascinados por los Ballets Russes de Diaghilev. Seguimos hablando de ellos, seguimos atónitos ante esa sublime vuelta a la naturaleza, a la tierra, al ser primitivo. Ese estallido de colores y formas sigue hoy, como antes, levantando la mirada del observador.

Diaghilev fue uno de los pocos que, junto a sus compositores y bailarines, consiguieron parar el tiempo. El ballet de Diaghilev, con un importante carácter iconoplastico, tuvo importantes influencias en la indumentaria, siendo fuente de inspiración para diversos fundadores de la vestimenta moderna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada